SOY DE LOS QUE PiENSO QUE ANTES DE TRABAJAR CON UNA PERSONA O EMPRESA, ES IMPORTANTE SABER UN POCO MÁS DE SU VIDA...

LO PRIMERO Y FUNDAMENTAL, NO PIENSO PONERTE AQUÍ LO TÍPICO DE:
"Máxima profesionalidad y compromiso, llevamos más de..."
Me parece un "rollo" y un "topicazo".
Si tu web o empresa tiene textos de este tipo, mejor vete solicitando una CONSULTORÍA conmigo y vamos a aplicar la magia del COPYWRITING...

Ahora es cuando vendría lo de mis "más de 300 títulos" y lo "bueno" que soy, ¿no?
La verdad, yo prefiero hablarte un poco de mí CON SINCERIDAD, luego todo se sabe...

        Desde niño me encanta aprender nuevas cosas, de todas las personas y fuentes posibles. Por ello he de reconocer que he aprendido un montón tanto de clientes que manejan más de 100 millones de euros en sus cuentas, como de vagabundos con los que he compartido una buena parrafada.

– Y ya que te he mencionado mi infancia, quizás sea necesario contar que nunca seguí el camino de la mayoría. El primer día de colegio, sentí la tremenda necesidad de entrar vestido a la piscina, puesto que lo de lanzar una pelota a una portería me parecía «poco atractivo». Fue por esa época cuando «a escondidas de mi madre» montaba esas pequeñas tiendas de niños con las cajas de fruta del revés. Lo cierto es que me encantaba negociar ya desde niño, pero siempre trataba de vender «cosas distintas» y muy originales. En cierta ocasión, la dueña del quiosco típico del pueblo de mi infancia tuvo que salir a decirme que ya bastaba (¿En serio un niño de menos de ocho años podría estar haciéndole la competencia?)…

Podría seguir con varias anécdotas de mi vida, pero tal vez sea mejor ir al grano ¿verdad?

– Desde siempre, y entrando en materia, me apasiono la idea de GANAR DINERO CON LAS COSAS QUE ME GUSTABA HACER, y aquí te resumiré algunos ejemplos:

– Siempre practiqué deportes (lo cierto es que nunca mayoritarios).

En una ocasión, antes de empezar a competir, cuando nos sugirieron «apuntarnos a un gimnasio» para ponernos en forma, yo decidí entrar de ayudante en una empresa de mudanzas y sacarme un «dinerillo extra» mientras ganaba fuerza y resistencia. Y te garantizo que acerté.

– A la edad de empezar a salir por la noche, me pasó algo similar: quería encontrar la manera de pasármelo bien y volver a casa con más dinero (y si fuese posible, no muy cansado). Y me dediqué a poner música en distintos disco-bares y discotecas. Para ser un hobby, y un «trabajillo» mientras estudiaba, hoy por hoy puedo asegurar que gané mucho dinero. 

– Acabé estudiando educación física, y con una de mis pasiones (la montaña y los deportes de aventura) volví a generarme unos buenos dineros como guía de deportes de aventura (en verano) y de instructor en colegios y centros deportivos en invierno.

– Después de rodar por varios centros deportivos y gimnasios, emprendí junto con mi compañera de vida y mujer. Montamos un centro de fisioterapia y entrenamiento personal, durante más de diez años estuvimos trabajando y formándonos constantemente. El caso es que TRABAJAMOS Y ESTUDIÁBAMOS MUCHO, Y LO QUE GANÁBAMOS NO NOS PARECÍA ACORDE.

– Allá por el año 2013, empezamos a «dejar un poco de lado» las formaciones sobre anatomía y distintas disciplinas del cuerpo humano, para adentrarnos en el maravilloso mundo del NEUROMARKETING, educación financiera y negocios digitales. 

– Simplemente como dato anecdótico, puedo demostrar que en menos de 5 años, llevamos invertidos más de 60.000€ en formaciones y mentorÍas con los mayores referentes de cada sector (mundo digital, libertad financiera, tráfico digital, automatizaciones, embudos de venta, neuromarketing, etc.)

-Lo cierto es que, en los últimos años, tenía las habilidades necesarias para poder cobrar tranquilamente por cada sesión de entrenamiento personal 99€, y con la agenda llena de lunes a jueves.

– Finalmente, con la paternidad y pérdidas importantes de seres queridos, decidimos cerrar nuestro negocio presencial, y prescindir de nuestro equipo.

– Quizás el mayor beneficio que siempre busqué fue tener UNA FORMA DISTINTA de hacer las cosas, y nunca depender de una sola «estrategia». El tener la capacidad y creatividad de diseñar distintos planes y sistemas para cada situación nos permitió adaptarnos a «las nuevas reglas del juego» que todos estamos atravesando desde la pandemia.

– Cuando hablo con una persona sobre su idea o negocio, me gusta saber la historIa que hay detrás, el motivante principal y el sueño u objetivo a perseguir. 

Una de las frases que me ha acompañado toda mi vida es «Siempre consigo todo lo que me propongo» (Ey, esto no quiere decir que siempre sea a la primera ni a la segunda😉)

– Pero si hay PASIÓN, ENTUSIASMO e IMAGINACIÓN, puedes llegar donde sea.

En fin, a día de hoy me dedico a AYUDAR a la gente con sus ideas y negocios a alcanzar el estilo de vida que quieran alcanzar. Ya sea diseñando estrategias de ventas y captación, automatizando negocios o bien creando nuevos productos y servicios que generen más ingresos.

Otro día te contaré  cuando me dedicaba a arreglar tejados y canalones, y lo que pasó aquella mañana que se me rompió la zona de la entrepierna del pantalón, mientras estaba colgado a más de 30m de altura, delante del balcón de una encantadora mujer🤭

Espero por lo menos que te haya resultado entretenida y distinta la sección «sobre mí», y si aún sigues por aquí, te contaré:

 

¿CÓMO ENFOCO CADA PROYECTO QUE ACEPTO?

Realmente cada proyecto que acepto es un desafío, una aventura y una historia con personas, sus vidas, sus familias y sus sueños…

 Te cuento todo esto por 2 cosas:

– La primera es que soy 100% emocional. Si me incorporo a formar parte de tu idea, negocio o sueño lo voy a poner «todo» (lo siento no soy de los que estoy de nueve a dos, o voy por bloques de horas). Hay veces que me dan las cinco de la mañana sin dormir por estar en plena creatividad mejorando algún negocio de alguno de mis clientes. Incluso a veces estoy sentado en el baño terminando de cumplir con mi tránsito y tengo un idea espectacular que urge atender. Con todo esto te quiero decir que no me guío solo por números, métricas o datos estadísticos  (aunque en muchos casos son imprescindibles).

 La segunda, guarda mucha relación con la primera, y es que solo acepto proyectos, negocios o ideas en los que el cliente también está con ganas entusiasmo y decisión a poner TODO DE SU PARTE. Afortunadamente, me puedo permitir decir que NO si el proyecto no me motiva lo suficiente (generalmente sucede cuando la persona no quiere salir de su zona de confort).


Y de momento, no te cuento nada más.

Gracias por llegar hasta aquí. Te deseo un fantástico día….

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad